Implantación de un sistema de gestión de la calidad

LA IMPLANTACIÓN DE UN SISTEMA DE CALIDAD, SEGÚN LA NORMA I.S.O. 9001: 2015.

 

Implantar un Sistema de Calidad, supone una nueva forma de gestionar la Calidad en la empresa. Significa sistematizar un conjunto de acciones, para verificar y mejorar los procesos de trabajo, y minimizar su variabilidad.

La normalización internacional, se realiza con base a un amplio criterio, no sólo se refiere a generar un método para asegurar la economía, ahorrar gastos, y garantizar el funcionamiento rentable de las empresas, si no que también mejora el funcionamiento y la satisfacción del cliente.

La I.S.O., trabaja para lograr una forma común de conseguir el establecimiento del sistema de calidad, que garantice la satisfacción de las necesidades y expectativas.

Para llevar a cabo la implantación del Sistema de Calidad, la empresa tiene que acometer las siguientes acciones, basadas en la mejora continua:

  1. Fijar una política rectora de la Calidad según la actividad, la cultura y los valores de la organización.
  2. Marcar objetivos, con base en la política de calidad establecida (cuantificados en número de productos defectuosos, errores detectados, unidades vendidas, evolución de la cuota de mercado, facturación, reclamaciones de clientes,…).
  3. Establecer una planificación, para la consecución de esos objetivos: programa de Calidad.
  4. Definir, desarrollar y documentar el Sistema de Calidad. Esto es, fijar su alcance, analizar cada procedimiento y desarrollarlo por escrito, crear registros de documentos, etc.

¿Cuáles son los beneficios de la Implantación de la Norma ISO 9001?

  • Es una Certificación reconocida internacionalmente Genera y fortalece la confianza entre Clientes y Proveedores, aumentando por lo tanto su satisfacción.
  • Sirve para impulsar a todos los trabajadores de la Empresa a conseguir el mejoramiento continuo, involucrar a todo el personal en el análisis profundo de sus actividades críticas, orientándoles para que las controlen y mejoren.
  • Permite captar y desarrollarse en nuevos mercados tanto nacionales como internacionales. Reduce los costos de los procesos y servicios de no calidad.
  • Mejora la administración del trabajo diario que realiza el personal.
  • Desarrolla el espíritu de trabajo en equipo.
  • Se crea un sentimiento de unidad y cohesión: es toda la empresa la que lo ha hecho posible.
  • Se imprime un carácter innovador y con una vocación orientada hacia el cliente.
  • Mejora la comprensión en el personal de la empresa, de sus responsabilidades y objetivos.
  • Al crear un sistema normalizado se optimizan las operaciones y procesos que la Empresa realiza, permitiendo aumentar su eficiencia.
  • Se elimina el desperdicio e ineficiencia del sistema, reduciendose las duplicidades, reprocesos e improvisaciones en la ejecución del trabajo. Teniendo como consecuencia una reducción significativa de los costos,
  • Contribuye a alcanzar los niveles de calidad exigidos por los Clientes.
  • Proporciona credibilidad y fortalece al imagen de la Empresa Asegura la calidad de los productos y servicios.
  • Garantiza las características de los productos antes y durante el proceso de fabricación, así como la mejora continua.
  • Demuestran la capacidad para suministrar de forma coherente productos y servicios que satisfagan los requisitos del cliente y los reglamentarios.
  • Realizan la prevención de los problemas antes de su detección.
  • Corrección de no conformidades mediante una gestión basada en la planificación de las actividades.
  • Disminuyen el tradicional control de Calidad, donde el producto final es inspeccionado para comprobar su adecuación a las especificaciones.
  • Utilización de los recursos con eficacia y eficiencia, con el objetivo de conseguir siempre la Calidad a la primera.
  • Promueven la adopción de un enfoque basado en procesos cuando se desarrolla, implementa y mejora un sistema de gestión de la calidad (SGC).
  • Establece reglas para detectar errores y no repetirlos, así como verificar periódicamente que todo funciona.
  • Produce una disminución de los costos de la “no calidad” y un aumento de la eficiencia global de la empresa.
  • Optimiza recursos.
  • Reducción de reclamaciones.
  • Mejora cumplimiento de fechas.

MOTIVOS PARA IMPLANTAR SISTEMAS DE GESTIÓN DE LA CALIDAD.

Distinción de los competidores

Las compañías implantan estas normas a fin de mantenerse a la par de los competidores certificados, y para distinguirse de los que no lo están.

Exigencia a proveedores

Hoy en día es muy común que los clientes esperen que sus proveedores estén certificados en dicha norma. Los clientes exigen como condición que las compañías se certifiquen en las normas ISO 9001 antes de hacerles una orden de compra. Las normas ISO 9001 exigen que el proveedor se asegure de que los materiales que adquiere de los subcontratistas cumplan con los requisitos señalados. Como consecuencia de esto y a pesar de que las normas ISO 9001 no estipulan de manera especifica la certificación del sistema de Calidad de los subcontratistas, cada vez son más las compañías que solicitan a estos que lo hagan.

Barreras legales o estímulos.

Para las compañías cuyos productos estén sujetos a las directrices de la Unión Europea, la certificación a las normas ISO 9001 es un requisito legal que deben cumplir a fin de poder entrar en el mercado reglamentado de la Unión Europea. La certificación también puede ayudar a que una compañía satisfaga una orden reglamentaria de su propio país.

Responsabilidad legal de los productos

Las inquietudes respecto a la responsabilidad legal también impulsan la certificación, ya que algunas compañías certifican su sistema de Calidad a la norma ISO 9001, por lo menos en parte, debido al papel que ésta podrá desempeñar como defensa contra la responsabilidad legal por sus productos.

Mejora interna.

Aunque la presión externa del mercado ha estimulado a muchas compañías para certificarse en las normas ISO 9001, otras empresas han adoptado dichas normas con el fin de obtener beneficios internos. Con frecuencia, las compañías que han implantado las normas descubren que las mejoras internas alcanzadas en el trabajo y en la Calidad de la instalación, tienen un valor duradero equiparable, por lo menos, al valor de mercado de la certificación a la norma ISO 9001.

SUBIR